Nuestra historia

Desplázate por esta página para escuchar a la familia Bacardí describir su historia con sus propias palabras.

El murciélago

El murciélago siempre ha sido un símbolo de la buena suerte, de modo que cuando Doña Amalia Bacardí vio murciélagos de la fruta en la destilería familiar, insistió en utilizarlos como marca.

Hoy en día, sigue presente en la botella, ayudando a la familia a superar lo que el destino les depare.

Revolución

Barón del ron de día y defensor de la libertad de noche. Emilio Bacardí Moreau puso su vida y medio de subsistencia en peligro para ayudar a Cuba en su guerra por la independencia de España.

Arrestado, exiliado y dos veces encarcelado por sus ideas y por su negativa a someterse a la ley española, fue recompensado por su patriotismo a la vuelta de su exilio, convirtiéndose en el primer alcalde de Santiago de Cuba libremente elegido por los ciudadanos.

Prohibición

En 1919, EE. UU. prohibió la producción y venta de alcohol. La familia Bacardí tuvo la idea de invitar a los americanos a Cuba para disfrutar de sus legendarias fiestas que duraban todo el fin de semana.

Exilio

En 1960, el régimen revolucionario de Cuba confiscó ilegalmente todos los bienes cubanos de Bacardi Company sin compensación alguna, obligándoles a abandonar el país. Los Bacardí perdieron su negocio y su hogar, pero no su espíritu, tal y como demuestra la historia. Simplemente, volvieron a empezar en otra parte.